Feng Shui en tu baño

Los cuartos de baño son las habitaciones con peor reputación en lo que a Feng Shui se refiere, pero es posible aportar energía positiva con estos trucos.

Los cuartos de baño son las habitaciones con peor reputación en lo que a Feng Shui se refiere, pero es posible aportar energía positiva con estos trucos.

¡Más madera!

El exceso de agua es lo que hace del cuarto de baño un espacio complicado según los principios de equilibrio del Feng Shui, que se basa en el equilibrio entre cinco elementos: madera, fuego, tierra, metal y agua. ¿La solución? Compensarlo con abundancia de madera.

Sube la temperatura

Al ser una zona de aguas, el baño suele ser demasiado frío para los preceptos zen y Feng Shui. La clave para combatirlo es, además de la madera, emplear elementos que aporten calidez, como cestas de mimbre y accesorios de cerámica o porcelana llenos de sal gruesa, para absorber el exceso de humedad.

Mejor cerrado

Parte de la mala fama que tiene el baño para el Feng Shui se debe a que es un espacio donde se pierde mucha energía. Por norma, la puerta es mejor tenerla siempre cerrada y, aún más importante, la tapa del wc siempre bajada.

Hágase la luz

Como en otras estancias según el credo Feng, la luz en el cuarto de baño es imperativa. Consíguela multiplicando la natural mediante grandes ventanas o espejos, o bien idea una buena estrategia de iluminación que imite los rayos de sol.

Píntame Feng

El color es importante para atraer una buena energía, pero por defecto tendemos a tenerlos cuartos de baño blancos o en tonos muy neutros, de ahí que toallas y otros accesorios aporten cromatismo. El verde y el azul son los colores que debemos preferir para muebles y otras piezas grandes.

Dame calor

Junto al lavabo, que es donde más agua solemos usar y más energía se pierde, es aconsejable tener detalles que compensen. Por ejemplo, unas velas y plantas.

¡Qué corra el chi!

Las formas redondeadas ayudan al fluir de la energía: una bañera o lavabo con curvas siempre serán mejor opción mejor que un modelo rectangular o de ángulos demasiado rectos.


 

Las plantas ayudan a impedir que esas energías positivas se escapen por el inodoro. Si la luz natural acompaña, llena el baño de plantas. Si no, recurre a las artificiales (o a las que no requieran demasiada luz).

La puerta del baño, la tapa del WC y los grifos deben quedarse bien cerrados excepto cuando los estemos usando. En cuanto las cortinas, los dispensadores de jabón o alfombrillas de la ducha empiecen a estropearse, tenemos que sustituirlas. En realidad, cuidar el Feng Shui en el baño se parece mucho a cómo queremos que sea: limpio, luminoso, nuevo y lleno de vida.

La mala fama que los seguidores del Feng Shui atribuyen a los baños se debe a que esta estancia tiende a dejar escapar o eliminar la energía Chí, y con ella, la suerte, el dinero, el amor o cualquier aspecto positivo de nuestras vidas. Por eso es muy importante prestar atención: es obligatorio mantenerlo limpio y debe ser fácil airearlo con ventanas grandes de fácil apertura.

 

Comentarios

comentario

Powered by Facebook Comments